B: BIBLIOCOACHING

shutterstock_113595094

Bibliocoaching es una  técnica  que comienzan a aplicar psiquiatras y terapeutas convencidos de que la lectura de determinados libros (biografías,  ensayos, libros de desarrollo personal o autoayuda, poesía, etc.) puede ser  eficaz y complementaria a la terapia en sí misma.  Emilie Devienne “Bibliocoach”  autora de  un ensayo sobre estas nuevas técnicas terapéuticas, explica su trabajo de este modo: “Hay crisis y enfermedades que no pueden resolverse tomando pastillas”. A veces, la lectura de un buen libro, adaptado a los problemas del paciente,  puede  ser muy eficaz, historias en las que el paciente pueda reconocerse en las crisis y personajes de la novela. Ella escucha la problemática planteada, posteriormente sugiere por email  tres libros de recomendable lectura para que el paciente elija uno de ellos, y al mes siguiente, este regresa  a consulta y conversan de nuevo

Pero… no todos los libros sirven para curar problemas, no existe un libro “milagroso”. Cada persona, requiere un libro adaptado a sus características, por lo que cada bibliocoach tiene que tratar a cada paciente con la lectura del libro  que considere más oportuno para él,  aquel en el que el paciente pueda reconocerse  en algún personaje de la novela, o pueda reconocer alguna de sus dolencias. De esta manera, la lectura se constituye como un recurso  más,  que refuerce el contenido trabajado en la terapia.

Además, hay que tener en cuenta  que  los libros más  eficaces como recursos terapéuticos son los  libros de calidad. La literatura basura o los bestsellers pueden ser muy contraproducentes, ya que esos libros tienen algo de droga que ataca al sistema nervioso de los pacientes.  Investigadores de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) detectaron como leer a Shakespeare  y otros  autores de la literatura clásica ayuda a estimular la mente. Además, estos  investigadores proponen especialmente la lectura de poesía, ya que sostienen que, con ello,  se ayuda a la reflexión de los recuerdos personales y permite su análisis desde otro punto de vista.

Un estudio de David Kidd, de la New School for Social Research (Nueva York) ha descubierto que la literatura de ficción de alta calidad ayuda a reconocer los sentimientos de las otras personas, mejorando la empatía social. Kidd manifiesta que este tipo de lectura está específicamente enfocada en la psicología de los personajes y pone al  lector en una posición activa frente a la lectura.  De esta manera, el  lector, en el esfuerzo de entender la reacción de los personajes, sintoniza con las emociones y pensamientos de “los otros”. El estudio concluye que este tipo de literatura ayudaría a rehabilitación de determinadas personas y problemáticas.

Abundando en esta  nueva técnica terapéutica, los científicos de la Universidad Andrés Bello puntualizan que las películas también cumplirían con esta misma función, pero  igualmente  nos estamos refiriendo a películas “de calidad”.

Lourdes Fernández-Quintanilla.- (Fuente http://www.abc.es)

Anuncios

Un comentario

  1. Desde mi experiencia como educadora social, me resulta práctico y eficaz el uso de diversos cuentos cuya lectura puede provocar una reflexión interna mas potente que la generada por otras vías. Al igual también el uso de otros recursos como son juegos donde la narrativa es imprescindible en el mismo, a través de evocadoras cartas, surgen narrativas del inconsciente que permiten aflorar cuestiones que pueden ser por lo tanto trabajadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s