EL DISCURSO POLÍTICO

discurso político
foto extraída de transdoc.com.

 

Cuando hablan los políticos con frecuencia se tiene la impresión de que aluden a una realidad desconocida por el receptor medio de sus mensajes. Como si hubiera una ruptura de sentido que necesariamente distancia a la población. Y puede llegar a pensarse que lo que digan no afecta realmente a la vida de cada cual; como si el receptor de tanto mensaje cifrado y ajeno, hastiado, decidiera vivir al margen del discurso político. No obstante, se trata de un discurso que de manera precisa produce efectos tangibles en cada aspecto de la cotidianidad, de manera que es imposible prescindir de él. La mirada de las personas que nos cruzamos por la calle, la calidad del asfalto que pisamos, la atmósfera que respiramos, las heces caninas que sorteamos y un largo etcétera, son efectos concretos de ese discurso político por más que se transmita como si no tuviera nada que ver con la realidad.

Es por ello que quizá sea preferible intentar analizar ese discurso, como parte integrante de nuestra vida, antes que crear la ilusión de que puede prescindirse de él.

En un estado capitalista el discurso político sigue básicamente las leyes del discurso publicitario, siendo entonces una propaganda que pretende persuadir a potenciales consumidores de distintas marcas. Se tratará de generar una creencia con efecto persuasivo a través de elementos verbales y gestuales. El político se someterá a las exigencias del espectáculo convirtiendo su palabra y su cuerpo en una representación permanente. El ciudadano, convertido en mero “votante-consumidor”, sólo tendría que participar con su elección de una marca u otra, sin ser necesario que utilice su pensamiento y capacidad de reflexión; de hecho cualquier primate mínimamente adiestrado podría hacerlo.

Este discurso político es muy denso a nivel semántico de manera que permite numerosos y necesarios análisis. De todos ellos quiero destacar en este momento la diferencia entre paradoja y “doble vínculo”.

La paradoja es una figura retórica que consiste en la unión de dos ideas que en principio parecen imposibles de concordar. Los clásicos “Sólo sé que no sé nada” o “Si quieres la paz prepárate para la guerra” serían claros ejemplos de paradoja. Su función básica sería invitar a la reflexión y, en este sentido, en tanto que texto inteligente que pretende movilizar el pensamiento de quien lo escuche, no puede ser utilizado por la mayoría de nuestros políticos.

Es conveniente diferenciar la paradoja de la teoría del “doble vínculo” que teorizó G. Beteson (1904-1980) porque aunque presente alguna similitud aparente su sentido es radicalmente distinto. La teoría del “doble vínculo” analiza patrones de comunicación que son incongruentes en distintos niveles de comunicación, y que en opinión de Beteson pueden ser básicos en la génesis de la esquizofrenia. Para que se estructure el doble vínculo hacen falta cuatro momentos lógicos:

–          La víctima del doble vínculo recibe mensajes contradictorios en distintos niveles de comunicación, por ejemplo amor a nivel verbal (“te quiero”) y desprecio a nivel no verbal (rechazo corporal al contacto físico).

–          Es imposible la metacomunicación, es decir preguntar cuál es el mensaje válido, a cuál se debe prestar mayor atención, porque si se hiciera el emisor de los mensajes se mostraría “herido” e incluso culparía al receptor por su mala interpretación: “pero cómo me dices eso, ¿por qué me tratas así? ¿por qué desconfías de mis sentimientos?”

–          La víctima no puede dejar el campo de la comunicación, es decir, es imposible dejar de vincularse con el agresor dada la prioritaria relación que mantiene con él, y el hecho de que la violencia es sutil y no es fácil percibir que se está siendo víctima de la misma.

–          Fallar al cumplimiento de las ideas contradictorias es castigado, pero como los mensajes no son coherentes, haga lo que haga el sujeto siempre podrá ser cuestionado o castigado al ser imposible responder de manera adecuada a ambos mensajes. Si manifiesta amor, el otro le podrá rechazar, pero si se muestra distante también podrá ser criticado por no mostrar suficiente amor.

En su origen la teoría del doble vínculo se postuló como un factor etiológico para la esquizofrenia, pero también es útil para analizar la complejidad de la comunicación humana demostrándose que puede generar confusión, malestar y distintas dificultades biopsicosociales.

El discurso político utiliza con frecuencia esta técnica del “doble mensaje” pudiendo generar en la población niveles significativos de aturdimiento, hastío y malestar. Así por ejemplo se dice a nivel verbal: “Todo va bien” o “La recuperación es inminente” aunque otros textos cotidianos informen de amigos y familiares que están en el paro o se presencien numerosas escenas de violencia de distinto tipo.

O por ejemplo se insiste en el mensaje de que: “No se puede hacer nada”, “Hago lo que hago porque lo tengo que hacer”, “Esta es la única política posible”, al mismo tiempo que se nos inunda con mensajes relativos a nuestra responsabilidad democrática hacia el voto, de que es preciso elegir entre distintas opciones (“realmente no hay opciones pero usted tiene que conducirse como si las hubiera”).

Este tipo de mensajes contradictorios es muy frecuente en el discurso político y resulta radical y potencialmente enloquecedor. Es por ello que será insuficiente e ineficaz intentar prescindir de su influencia porque de una u otra manera nos afectará. Probablemente su análisis sea el medio más eficaz de luchar contra la explotación, la dominación arbitraria y la locura.

Luis Manuel Estalayo Martín. Psicólogo clínico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s