CRISIS? WHAT CRISIS?

Supertramp_-_Crisis
copyright A&M Records or Fabio Nicoli, Paul Wakefield, and Dick Ward.

 

En 1975 el grupo musical Supertramp edita un disco con el título “Crisis? What Crisis?” lo que confirma la sospecha de que este término no es un invento de la sociedad actual y que viene siendo utilizado con éxito desde hace muchos años. Crisis en mayúscula y entre interrogantes.

El concepto “crisis” se define como: “Momento en que se produce un cambio muy marcado en algo; por ejemplo, en una enfermedad o en la naturaleza o la vida de una persona” (Diccionario María Moliner, ed. 1987).

En este sentido, la palabra crisis alude a un cambio que no tiene por qué ser negativo y de ninguna manera implica que no pueda analizarse.

A nivel individual cada sujeto debe atravesar por numerosas crisis que serán ineludibles en su crecimiento. Distintos momentos evolutivos, enfermedades, conflictos relacionales, situaciones de duelo, expectativas negativas sobre el presente y el futuro, y un largo etcétera.

A nivel social será igualmente inevitable que se generen crisis que producirán los cambios necesarios en cualquier evolución grupal.

Este tipo de “crisis” son esperables y necesarias, e irán teniendo distintos desencadenantes en cada momento histórico. Se podrá hablar entonces de crisis tras la conquista del fuego o del nacimiento de la agricultura, crisis tras la revolución industrial, crisis por la usurpación de materias primas, crisis energética, medioambiental, o lo que sea….

Pero nada de ello justificaría la utilización de la crisis con mayúscula, como palabra mítica que impide el análisis de la realidad y justifica cualquier ausencia de escrúpulo o inteligencia.

Los últimos años son de nuevo testigo de esta utilización ideológica del término, que se convierte en el decir de tantos políticos en un concepto que justificaría todo, una supertrampa para que se mantenga el circo de sus privilegios. Juan Cueto aludía con precisión a esta mitificación del concepto crisis ya en 1982: “La Crisis, por su parte, se ha convertido en la materia prima de políticos desorientados, sociólogos sin imaginación, economistas perezosos, escritores sin ideas, intelectuales no reciclados para la complejidad, sindicalistas burocratizados, militares golpistas y periodistas aburridos” (“Mitologías de la modernidad”, Ed. Salvat)).

Y, en efecto, cabe preguntarse ahora, en 2014, de qué hablarían tantos políticos y periodistas si no pudieran acudir al mito de la Crisis. Cómo explicarían los políticos lo que pasa en el mundo, su participación activa en ello, su responsabilidad. Cómo justificarían por ejemplo las enormes desigualdades que siguen manteniéndose entre distintos países y entre ciudadanos de un mismo territorio, cómo sus riquezas, sus juegos de poder, sus atentados medioambientales o su indiferencia ante los inmigrantes. Cómo abordarían su impunidad, su ausencia de ética, su participación en conflictos bélicos evitables, o su falta de inteligencia y voluntad para estructurar discursos creativos, creíbles y orientados a mejorar las condiciones vitales de la humanidad.

La Crisis mítica consigue por tanto que los políticos no asuman la responsabilidad de sus actos, al mismo tiempo que los ciudadanos atemorizados, desmotivados y desmovilizados, corren el riesgo de convencerse de la veracidad del dictamen de este Gran Hermano.

Pero el ser humano puede aprender a desembarazarse del miedo, por más que ello intranquilice el sueño de algún político. Es posible que el amor a la dignidad y a la libertad se constituya en potente antídoto contra el miedo, dando lugar a nuevas y esperables “crisis” sociales.

 

Luis Manuel Estalayo Martín

Psicólogo Clínico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s