ALEXITIMIA: PSICOSOMÁTICA (4)

Alexitimia

Alexitimia

Los sueños de enmudecimiento, Idilio n.º67 (Grete Stern, 1950)

ALEXITIMIA: PSICOSOMÁTICA (4)

 Luis Manuel Estalayo Martín. Psicólogo Clínico

 Dado que cada vez se atribuye mayor relevancia a factores emocionales en la etiología de numerosas alteraciones somáticas, se vienen estudiando distintos constructos teóricos que tratan de explicar la capacidad predictiva que el manejo de las emociones tiene sobre el organismo: el patrón de conducta tipo A, el análisis de distintos estilos de afrontamiento, el síndrome ¡AHÍ! (angustia, hostilidad, ira), la inhibición emocional, etc.

Dentro de estos constructos quiero destacar la alexitimia como un factor de riesgo relevante para el padecimiento de los efectos patógenos del estrés.

La alexitimia es un constructo que engloba distintas dimensiones que aluden a la ausencia de palabras para expresar las propias emociones. Las personas con altos niveles de alexitimia tendrían, entre otras, las siguientes características:

  • Dificultad para identificar, diferenciar y describir emociones, sentimientos y afectos. Y no solo los propios, sino también los de otras personas.
  • Constricción en los procesos simbólicos con tendencia al pensamiento concreto y a un discurso monótono, gris y estereotipado.
  • Utilización de la acción como estrategia de afrontamiento en situaciones de conflicto. Es decir, ante la dificultad para conectar con el mundo interno, con sus representaciones mentales, con su deseo, se recurre a realizar distintas conductas para intentar evitar el displacer.

Por este tipo de características se les ha llamado “sujetos-robot” o “analfabetos emocionales”. Es precisamente la deficiente capacidad simbólica de expresión emocional a nivel verbal, las dificultades para conectarse con el propio deseo y reconocer y manejar la fantasía, lo que provoca que el cuerpo “hable”. Todo el colorido que falta en su discurso o su monotonía y rigidez corporales, dejan paso a que el cuerpo diga lo que no se percibe a nivel mental.

Porque los afectos no se diluyen ni evaporan por no prestarles la atención suficiente y van a buscar vías de expresión. Cuando el sujeto no puede reconocerlos, o no puede expresarlos, su cuerpo sí podrá formular la tensión interna que no ha tenido palabras que la nombre.

Es por ello que en la clínica psicosomática es importante incorporar el análisis de este constructo. Se tratará de que la persona pueda tomar conciencia de sus afectos y sentimientos en distintos contextos y situaciones, y pueda describirlos y compartirlos. Se tratará de que las sensaciones y síntomas corporales puedan asociarse con antecedentes o consecuentes de distintas representaciones mentales y estados emocionales, que el cuerpo pueda vincularse con la vida.

En la medida en que el cuerpo sea “apalabrado”, podrá ir silenciándose como portavoz de un conflicto que no encontraba vías simbólicas de resolución.

Anuncios

4 pensamientos en “ALEXITIMIA: PSICOSOMÁTICA (4)

  1. Muchas gracias por compartir este artículo tan interesante, sobre aprender a gestionar las emociones. Me parece un tema muy importante ya que aparece en muchos ámbitos de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s