P: PSICOTERAPIA

PPSICOTERAPIA

P: PSICOTERAPIA

Luis Manuel Estalayo. Psicólogo Clínico.

La palabra Psicoterapia alude a un tratamiento que lleva a cabo un profesional de la salud para conseguir que la persona que consulta logre una serie de mejoras y cambios en su comportamiento, sentimientos, salud “biopsicosocial”, adaptación activa al entorno, y mundo relacional en general.

De manera más específica, las personas suelen acudir a psicoterapia porque presentan, entre otras, alguna de estas dificultades: ansiedad, tristeza, dificultades para tomar decisiones, dificultades laborales, miedos, problemas sexuales, trastornos del sueño, dificultades con la alimentación, trastornos de tipo psicosomático, problemas de comportamiento, o dificultades de relación en la pareja o  con los hijos. O bien, porque quieren promover el crecimiento positivo de su personalidad, optimizando sus competencias.

Hay distintas escuelas de psicoterapia (cognitivo-conductual, gestalt, psicoanalítica, etc.) pero en todas ellas se trata de una relación profesional que se asienta sobre una relación interpersonal, utilizando determinados procedimientos y técnicas psicológicos, de eficacia contrastada, sustentados desde una concepción teórica sobre el psiquismo y sobre cómo promover el cambio deseado.

Siguiendo a Fonagy, P. y Campbell, C. (2015), desde una perspectiva psicoanalítica, en un artículo publicado en la revista British Journal of Psychotherapy 31(2) pueden diferenciarse tres momentos en el proceso de una adecuada psicoterapia:

  1. La persona que consulta comunica determinados contenidos que pueden ser comprendidos y redefinidos por el profesional gracias al diálogo que se estructura entre ambos.
  2. En la evolución de las sesiones van surgiendo numerosas asociaciones en relación a los temas planteados, nuevos puntos de vista, produciéndose la re-emergencia de una mentalización más adecuada.
  3. La mejora en las capacidades mentalizadoras permite al sujeto un “aprendizaje social”, gracias al cual una mejor capacidad de mentalización en el encuadre terapéutico implicará mejoras en las relaciones personales más allá de las sesiones.

Todo este proceso se desarrolla dentro de un código deontológico que define la privacidad y confidencialidad de la información intercambiada en las sesiones.

De manera más específica, quiero destacar la psicoterapia psicoanalítica como aquella que apunta al deseo del sujeto conectado con su historia, sus motivaciones y su cultura. Este tipo de psicoterapia promueve la fidelidad al deseo propio que deviene de su análisis y, en este sentido,  se opone al capitalismo.

En efecto, el discurso capitalista impone un discurso homogéneo que pretende lapidar la diversidad tanto de los individuos como de las civilizaciones. A las civilizaciones conduciéndolas a la miseria si poseen menor desarrollo tecnológico y militar que otras. A los individuos incitándoles a consumir sin pararse a pensar. Induciéndoles a consumir de manera compulsiva confundiendo sistemáticamente el objeto de deseo con el objeto de consumo, creando un permanente malestar interno.

Por ello, en la medida en que la psicoterapia analiza el propio deseo apunta a la libertad del sujeto, al tiempo que consigue los objetivos terapéuticos que justificaran su inicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s