La estupidez

DSCN0004
Fuente: imagen del autor.

La estupidez

Luis Manuel Estalayo – Psicólogo clínico

www.estalayopsicologo.com

Atenea es la diosa de la inteligencia y la reflexión, aunque también tiene relación con el cultivo del olivo, el trabajo de la lana y las artes. Por todo ello Atenea cumple un papel de divinidad civilizadora que ayuda a los hombres a salir de la barbarie. Pero no está sola en el Olimpo y sus atributos no son los que definen en mayor medida al ser humano.

Junto a ella, la Estupidez, que no pertenece al Olimpo, campa a sus anchas en la Tierra siendo única en el ser humano. El pensamiento, la capacidad de análisis, la ética o el arte son sus enemigos, y procura que los gritos, la mala educación, el exhibicionismo más obsceno y chabacano, y la barbarie sean protagonistas tanto en la vida cotidiana como en los platós televisivos.

Es difícil calcular la cantidad de gente estúpida que ocupa lugares de relevancia o poder en tantos ámbitos de la vida, cuyas decisiones nos involucran a todos. Además, y aunque nadie se lo considere a sí mismo, todos lo somos en alguna medida, al menos en la de consentir las decisiones peligrosas tomadas por canallas perversos, a los que considero una de las mayores amenazas para nuestra civilización. De hecho, es probable que la estupidez junto a la maldad sea la mezcla más peligrosa para la supervivencia de la humanidad.

«Un momento, cenizo escritor», «quizá sea cierto que cada vez tengo mayor dificultad para pensar y reflexionar; aunque tampoco son tantas las ideas a compartir y bastan unos pocos caracteres para hacerlo. Pero el pensamiento ya no está de moda. Además, ¿se ha fijado usted en la habilidad que tengo con mis pulgares para escribirle a esta endiablada rapidez? ¿No es eso inteligencia moderna? Es la misma inteligencia que ya está desarrollando mi hijo que con tan solo dos años ya observa con deleite y a diario videos de youtube, mientras yo hago cualquier otra actividad; es que no te das cuenta ni de que está, no molesta nada, nunca se aburre.»

Yo, mientras escribo este texto con mis siamescos y encallecidos pulgares, voy a poner un altar a Atenea, por si se me pega algo…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s