¿Hermes psicólogo?

DSCN0123

¿Hermes psicólogo?

Luis Manuel Estalayo – Psicólogo clínico

www.estalayopsicologo.com

Jean Shinoda Bolen escribe Los dioses de cada hombre en 1989, describiendo distintos dioses griegos como arquetipos y estereotipos masculinos. Distintos «dioses padres» que representan aspectos diferenciales y formas dispares de entender y ejercer la paternidad: Zeus, como arquetipo de quien desea un reino a su voluntad para ejercer el poder sobre sus hijos, cuyo crecimiento será conflictivo si incluye la libertad; Poseidón, como dios de la emoción y del instinto, con manifestaciones de intensos sentimientos que brotan de las profundidades, con riesgo de que en ocasiones surja la tempestad; o Hades, como dios en el reino de los espíritus y del inconsciente.

Pero también distintos arquetipos en la generación de los «dioses hijos», tales como Apolo, Hermes, Ares, Hefesto o Dionisos. De todos ellos destaco en este momento a Hermes como dios mensajero que guiaba a los espíritus al mundo subterráneo. De hecho, era el único dios que entraba y salía del reino de Hades. Destacaba por su agilidad mental y facilidad de palabra, como metáfora de quien puede cruzar las fronteras y cambiar de plano fácilmente.

La palabra Hermes significa «el del montón de piedras», en alusión a los mojones de piedras que servían de indicadores a los viajeros, a los cuales cada transeúnte añadía una piedra. En ocasiones estos montones de piedras también indicaban tumbas, que en la antigüedad solían estar a los lados de los caminos. Más tarde, los pilares de piedras denominados hermas se situaban también delante de las casas griegas o marcaban los límites de una propiedad.

En la vida cotidiana, algunas personas pueden descender al reino de las sombras y regresar, mientras que otras parece que viven en él permanentemente o a temporadas. Algunas personas pueden acompañar y guiar a otras para adentrarse en Hades si es necesario y salir reforzados de la experiencia.

Y es ahí donde Shinoda Bolen establece una analogía que quiero destacar entre Hermes y los psicólogos clínicos. Hermes es el guía de los espíritus, una ayuda para transitar caminos desconocidos que lleven a un mayor conocimiento, crecimiento e individuación. Como arquetipo tendría inventiva, capacidad de pensamiento y comunicación. Es decir, sería alguien capaz de comunicar cierto sentido.

Hermes viajaba con frecuencia y rapidez entre el Olimpo y el mundo subterráneo, entre el Olimpo y la Tierra, entre ésta y el mundo subterráneo. Y es precisamente esta facilidad para moverse de un plano a otro, para cruzar las fronteras, la que apunta a la posibilidad de realizar cambios psicológicos. En el proceso de las psicoterapias, durante un tiempo, también el psicólogo acompaña a las personas en su «viaje», viendo las dificultades o peligros en su situación, y analizando cómo superarlos.

Para ello es importante también tener en cuenta que Hermes descendió al mundo subterráneo a rescatar a Perséfone, la hija secuestrada de Deméter. Es decir, que Hermes es con precisión una metáfora de aquello que salva a lo infantil dañado, que lo trae de vuelta para darlo un sentido y comprenderlo en la superficie. Podría por tanto simbolizar la capacidad de rescatar al niño que habita en cada sujeto.

Y, en ese sentido, alude a alguna de las posibilidades que surgen en el proceso psicoterapéutico. Proceso de búsqueda para encontrar y encarar sentimientos enterrados, o encontrar conexiones entre representaciones que estuvieran distantes o disociadas. Proceso para conectar y analizar un mundo interior, donde poder recuperar y reconstruir la historia personal, esa que siempre empieza en la infancia. Proceso en el que poder analizar qué tipo de apego se estructuró, qué tipos de relaciones se establecieron como pautas inconscientes, qué sentimientos y temores se soldaron en la piel, qué identificaciones se constituyeron, qué motivaciones se priorizaron o qué síntomas se iniciaron.

Proceso en el que permanentemente se conectarán todos estos aspectos con la actualidad, analizando su incidencia en los pensamientos, sentimientos, conductas y relaciones actuales, incluyendo la vinculación con el terapeuta, accediendo progresivamente a otros planos de la realidad, a espacios de mayor claridad y creatividad, a caminos que incluyan al corazón con cierta aproximación a la verdad y al saber, como si de un rito de paso se tratara.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s