¿Se puede educar en Navidad?

 

educar en Navidad
Imagen extraída de elmundodebr-1

 

¿Se puede educar en Navidad?

 

Autora: Lourdes Fernández-Quintanilla (Orientadora familiar)

Cuando programamos los contenidos del blog para el mes de diciembre, nos pareció oportuno hacer un breve comentario sobre la Navidad y la necesidad que tienen los padres de continuar educando en esas fechas. ¿Se puede educar en Navidad? No solo se puede, sino que se debe, aunque sabemos que resulta especialmente difícil, por ello intentamos dar unas pautas a los progenitores que les ayude en esta compleja tarea:

“Cuantos más juguetes, menos ilusión”. Esta afirmación es compartida por muchos profesionales que trabajamos con la infancia. Los padres y familiares regalamos mucho más de lo necesario y, en ocasiones, más de lo que el cerebro de un niño puede asumir. Lo hacemos porque los adultos tenemos interiorizado el consumismo y no somos capaces de comprender las muchas y variadas consecuencias negativas que tienen para un niño recibir un exceso de regalos. Entre estas consecuencias negativas, está él que el niño puede llegar incluso a perder la capacidad de disfrutar y concentrarse. Además, con esta actitud, les estamos acostumbrando a tener todo lo que desean y de manera más o menos inmediata, aspecto que le facilita el mecanismo de baja tolerancia a la frustración.

Los Reyes Magos, Papá Noel, el Niño Jesús… cada uno de estos personajes, simbolizan para los niños la creencia en un mundo en el que se da todo sin pedir nada a cambio, en el que esas personas te quieren como eres, sin poner condiciones. Esta fantasía y esta magia del niño, le ayudan para que, cuando sea adulto, esté preparado para las frustraciones vitales que tenga que asumir a lo largo de su vida. Según va trascurriendo su infancia, el menor irá abandonando poco a poco, el pensamiento mágico y sustituyéndolo por el racional, pero eso es un proceso. La idea mágica de que hay personas adultas que regalan sin condiciones, es buena para ellos, por eso, creemos que hay que seguir alentándola durante su infancia, todo el tiempo que sea posible.

Proponemos aproximarnos a una medida racional de regalos con la regla de los cuatro objetos. A los niños, se les puede contar, por ejemplo, que hay un número determinado de regalos que pueden ser cargados, ya que son muchos niños a los que hay que llegar, de esta forma los adultos ponemos un dique de contención e intentamos limitar hasta un número razonable, la cantidad de regalos. Es asombroso como los niños pueden razonar y adaptarse a los criterios establecidos por los adultos.

En la regla de los cuatro objetos cada uno puede tener un motivo: uno puede ser útil, (por ejemplo, un libro para leer), otro puede ser para ponerse o vestirse (por ejemplo una chaqueta) otro puede ser algo que necesite (por ejemplo una nueva mochila para el colegio) y, finalmente, puede ser un juguete o algo que desee y haya pedido.

Los padres tienen que hacer una gran esfuerzo por cambiar la percepción de la Navidad ligada al consumismo y dar diferentes posibilidades de practicar durante este tiempo la gratitud, la generosidad, la solidaridad, empatía y atención a los demás (especialmente los más vulnerables) favoreciendo además el espíritu de familia, la unión y la amistad a través de los encuentros que surjan para comer con amigos y familiares.

Si ya resulta complejo de por sí, el intentar dar un giro menos consumista y con más valores solidarios a la Navidad, esto resulta todavía más complejo cuando hablamos de hijos de padres separados. Para lograrlo es de especial importancia el respeto de un cónyuge hacia el otro cónyuge, sus criterios educativos (que suelen ser diferentes), sus valores y sus costumbres. Favorecer, en general, un diálogo y buen tono, son aspectos muy beneficiosos para el menor, que verá con el ejemplo, como los adultos, a pesar de nuestras diferencias, somos capaces de entendernos y abordar proyectos en común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s