¿Qué es la orientación familiar?

Orientación familiar
Orientación familiar

¿Qué es la orientación familiar?

Autor: Lourdes Fernández-Quintanilla (Trabajadora social y orientadora familiar)

En este escueto artículo, vamos a aproximarnos al significado de lo que, en realidad, se puede lograr a través de una orientación, para que la utilicemos a nivel individual, de pareja o familia, entendiendo que es una interacción entre dos o más personas, que ayuda a esta persona o personas que consultan a estar más informado, poder elegir mejor y tomar decisiones más adecuadas, respecto a cuestiones que les preocupan.

En Prisma la intervención es directa y participativa, utilizando la técnica de la entrevista y el asesoramiento es directo como estrategia de intervención.

Origen

La orientación familiar se inició hace algo más de cincuenta años en Paris, como asesoramiento a los padres. Se enmarcaba, fundamentalmente, en el contexto de las ciencias de la educación.

Aunque en la actualidad existen diversos planteamientos desde los que se aborda la orientación familiar, los más representativos son el modelo conductual-cognitivo y el modelo sistémico. En realidad, la familia nuclear no son solo los padres, sino también los hijos, los abuelos y familia extensa. Ya que entendemos que la familia en su conjunto, los padres en primer lugar, pero también los hijos en segundo lugar y los abuelos y familia extensa en tercer lugar “deben construir la casa juntos”.

¿Qué es la orientación familiar?

Es un proceso de ayuda para la mejora personal de quienes integran la familia y para la mejora de la sociedad en general. Proceso sistemático que brinda ayuda a la familia, a través de un conjunto de técnicas, métodos y recursos, fundamentados en conocimientos, principios y teorías.

Busca facilitar el desarrollo de los miembros que constituyen la familia, su dinámica positiva, el ejercicio de sus funciones, la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Para ello trabaja en el fortalecimiento de las capacidades evidentes y latentes de los miembros del sistema familiar, para reforzar los vínculos que los unen y que así puedan alcanzar los objetivos que la familia tiene como agente educativo.

Orientado es aquel o aquellos que sienten la necesidad de ayuda y han procedido a buscarla.

El orientador, en Prisma, realiza un diagnostico como medio para analizar un problema, y realiza un tratamiento que provoque una reacción en el sujeto o sujetos que favorezca la toma de decisiones por parte del mismo o de los mismos. Así mismo, en orientación familiar realizamos un seguimiento que nos permita conocer y evaluar la efectividad de la intervención.

Niveles de intervención

1.- Educación: Escuela de padre, talleres y cursos que optimizan la vida de pareja, hijos y familia.

2.- Asesoría: Ofrece pautas específicas para el funcionamiento de la dinámica familiar, buscando dar solución a la situación o situaciones que impiden u obstaculizan el desarrollo de la familia y de sus miembros.

3.- Terapia: Intervención para familias que requieren un enfoque terapéutico para abordar una situación familiar que empeora el deterioro del sistema.

Desde Prisma abordamos los tres niveles.

¿Qué es un orientador familiar?

Actualmente no puede hablarse, en sentido estricto, de una nueva profesión, sino de una segunda profesión a la que pueden acceder diferentes profesionales relacionados con las funciones de la familia (profesores, psicólogos, trabajadores sociales, médicos, pediatras, enfermeros, abogados, profesores… y todas aquellas profesiones relacionadas con la familia que han tenido un programa de formación adecuados).

Concretamente, en Prisma, ofrecemos nuestros servicios profesionales formados y con amplia experiencia en este campo. Entendemos que el orientador debe poseer un amplio marco teórico sobre diferentes técnicas y herramientas psicopedagógicas que le permita atender las necesidades del que consulta, complementando teoría y práctica.

Ventajas de la orientación familiar

A diferencia de la terapia psicológica, a la orientación familiar se puede acudir una sola vez para resolver alguna situación específica (consulta puntual), o acudir de manera intermitente (seguimiento). Esto supone una gran ventaja de tiempo y de dinero, ya que no es preciso estar yendo semanalmente y por largos periodos de tiempo para obtener resultados.

Muchas de las dudas, situaciones o dilemas que se busca resolver a través de una orientación familiar pertenecen a la vida cotidiana estando relacionadas con cuestiones o crisis por las que pasan normalmente las familias, por lo que pueden enmarcarse en intervenciones preventivas. Estas intervenciones pueden ser de tipo primarias o secundarias.

Así como los programas son integrales y dirigidos a la adquisición de habilidades para la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s