Vejez y pandemia

Hombre en la playa. Cecilio Pla y Gallardo.

“la vejez simboliza el espejo en el que uno no quiere verse reflejado”

Simone de Beauvoir

                                                                                                                       

Maria José Izquierdo 

Trabajadora Social 

La situación de la soledad en los mayores sobre la que hice una reflexión en un blog pasado, así como otra entrada de este blog sobre “Edadismo”, no pueden ser de más actualidad  y necesaria reflexiónestos tiempos de pandemia por Covid.

Analizaba entonces la situación de los mayores en nuestro país, con una población cada vez más envejecida por la mayor expectativa de vida, así como los cambios radicales que en los últimos tiempos se han venido produciendo en la estructura  familiar y social con el debilitamiento del vínculo conyugal tradicional y la aparición de nuevas formas de familia,incrementado de manera notable el número de personas que viven solas y en centros de atención residencial para personas mayores,con unas cifras de mayores en situación de soledad no deseada altamente alarmantes.

Esta crisis de pandemia ha afectado con mayor intensidad a la población mayor. En cuanto a  la incidencia respecto a la  mortalidad, así como los efectos de la situación de confinamiento  y posteriores  medidas de distanciamiento, que nos lleva  a la necesidad de  ahondar más en la reflexión sobre el tratamiento y visión sobre el envejecimiento. Reflexiones en torno a la discriminación por edad, que hace que  justamente la población mayor haya sido una vez  más el grupo más vulnerable en esta crisis.

La discriminación de las personas mayores es un fenómeno casi global en nuestra cultura occidental. Una vez más los mayores siguen estereotipados bien como dementes inofensivos, bien como simpáticos abuelos,- consideración esta de “abuelos” que se generaliza  atribuyendo este parentesco familiar aunque no lo sean- que viven los mejores momentos de su vida, predominan las imágenes de “envejecimiento activo” alejadas de cualquier limitación fisica o mental. Ser mayor es socialmente aceptado y aceptable siempre y cuando uno no lo parezca… La publicidad sigue prometiendo vencer el envejecimiento y alcanzar la juventud.Mayores tratados de manera condescendiente, infantilizados y tutelados, sinderecho a su autodeterminación.

Esta crisis nosha enfrentado en parte  a la invisibilidad, con las dramáticas cifras de mortalidad y continuas imágenes que han inundado los medios y que perturban la imagen estereotipada de los mayores; vemos a personas solas, asustadas, víctimas de una enfermedad… Pero estas noticias son tratadas como estadísticas, dando más valor a las referidas a personas jóvenes y en edad productiva.

En la pandemia, las personas mayores han sufrido además los criterios  discriminatorios para el acceso a Unidades de Cuidados Intensivos, así como el traslado a centros sanitarios desde residencias de mayores.

En la desescalada han sido los mayores los últimos en poder salir del confinamiento y entre ellos las personas que viven en residencias.  Además de la opacidad  en estos centros, que ha generado un gran sufrimiento a las familias por la desinformación y en muchas ocasiones  con  medidas que han atentado contra los derechos  y la dignidad de los residentes  al establecerse prohibición de visitas, suspensión de servicios, aislamiento prolongado o mecanismos de contención vejatorios  dirigidos a las personas con deterioro cognitivo.

El confinamiento como medida impuesta por esta crisis al que nos hemos visto todos abocados durante un tiempo podría ser una muestra del confinamiento y la discriminación social a la que muchos mayores se ven sometidos de forma habitual con el segregamiento por edad en muchos contextos o la estigmatización de los mayores como una carga.

Los estereotipos son las puertas de entrada a la estigmatización, al etiquetado y a la conducta discriminatoria. Estas actitudes pueden promover estrés, angustia y ansiedad en los mayores, al insistir en su vulnerabilidad.

La situación de soledad y aislamiento en la que viven muchas personas mayores se ha visto agravada en esta crisis por el confinamiento y posteriores medidas de distanciamiento que ha generado desconexión social, aislamiento y muerte en soledad.Especialmente dramática ha sido la situación en centros residenciales de mayores, donde se han producido las mayores cifras de fallecimientos en la primera ola de la pandemia. Los dramas vividos por la población mayor ponen el foco sobre lo que ya existía y se hace más  palpable en esta crisis, más allá de la vulnerabilidad del propio colectivo,carencia de medios materiales, la falta de personal y con condiciones precarias, pésima planificación, modelo basado en macroresidencias, deficiencias en las estructuras de los centros que ha  favorecido el contagio…Situación que nossigue llevando a la reflexión sobre el papel que nuestra sociedad atribuye a los cuidados y a la Dependencia.

Numerosas declaraciones políticas y sociales sobre la necesidad de atención y cuidado de las personas mayores se vienen sucediendo desde hace tiempo sin que se haya avanzado al respecto, aunque en estos días sean más frecuentes, pero la sociedad no valora tanto la experiencia de los mayores o su aportación a la vida social y económica como lo hacen otras sociedades o se hacía en tiempos pasados.

La pandemia ha puesto de manifiesto las contradicciones de nuestra cultura en torno a la vejez. Vivimos en un mundo gerontoglobalizado por el aumento de la expectativa de vida, pero al mismo tiempo las personas mayores son hoy población de riesgo. Así mismo ha puesto el foco en lo que ya existía y es la falta de atención y los estereotipos que afectan a la vida de la personas mayores.

Esperemos que esta crisis sea la oportunidad para visibilizar la realidad de los mayores en nuestro país y avanzar en cambios sociales en el significado y consideración  de la vejez, así como establecer políticas sociales eficaces no asistencialistas, que pongan el foco en la  prevención, cuidados y atención a los mayores y la dependencia y que pongan el centro de atención a la persona mayor, sus necesidades, dignidad y derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s