Efecto del COVID-19 en el consumo de drogas

EFECTO COVID-19 EN EL CONSUMO DE DROGAS Y DROGODEPENDENCIAS

José Manuel Pérez Iñigo-Llaguno

Psicólogo y criminólogo

La epidemia de COVID-19 ha supuesto un desafío para la salud mental de la población española que ha multiplicado los síntomas de ansiedad y depresión en el último año. Ya tenemos suficientes datos para confirmar que el aislamiento, la incertidumbre y los problemas económicos vinculados a la pandemia han hecho a los jóvenes aún más vulnerables a los trastornos psicológicos. Pero todavía necesitamos más información para conocer el impacto de este novedoso fenómeno en algunos ámbitos de la salud mental, como es el caso del consumo de drogas.

Sabemos que las medidas implantadas por gobierno y autonomías para proteger a la población han dificultado que consumidores de drogas como heroína y cocaína obtengan dosis regulares. Esta situación ha puesto a prueba la capacidad de adaptación de nuestros servicios de salud que han tenido que lidiar con el aumento de pacientes aquejados del síndrome de abstinencia. Para combatir esta circunstancia algunas localidades, como el ayuntamiento de Barcelona, han habilitado espacios que garantizan un entorno saludable en los que personas en circunstancias especialmente vulnerables puedan consumir drogas bajo la supervisión de expertos.

El Observatorio Español de las Drogas y Adicciones ha publicado un análisis de los datos obtenidos durante una investigación a nivel europeo que fue realizada entre abril y mayo de 2020. Los datos indican que el 72% de la población que consume sustancias psicoactivas ilegales ha cesado o reducido la frecuencia y/o cantidad del consumo de drogas ilegales (Como heroína y cannabis). Esta reducción del consumo se acentúa entre los jóvenes a los que el confinamiento les ha privado del incentivo social y limitado su capacidad para la adquisición de drogas ilegales. Una notable excepción es el cannabis cuyo consumo no se ha resentido tanto, probablemente debido que es la droga ilegal con mayor disponibilidad.

Otras instituciones, como el Comité Nacional de Prevención del tabaquismo, han realizado encuestas respecto a la evolución de consumo de tabaco en la población. Una encuesta del Ministerio de Sanidad realizada en mayo de 2020 muestra que la reducción del consumo de tabaco ha sido más modesta con sólo un 6% de consumidores que abandonaron el consumo en estas fechas. Estos datos enfatizan la influencia de la disponibilidad de la droga como factor decisivo en el impacto de la pandemia sobre el consumidor.

Sin embargo, no todo el consumo de drogas se ha reducido o mantenido estable. El consumo de hipnosedantes sin receta, como el Loracepam, ha aumentado un 1,2% desde el comienzo de la pandemia y el de analgésicos opioides sin receta un 1,3%. Además, la Red Española de análisis de Aguas residuales ha alertado de aumentos puntuales pero significativos en la concentración de drogas como el éxtasis en las aguas residuales.

Aunque aún necesitamos más información para aclarar el impacto de la pandemia en el consumo de drogas parece claro que existe una reducción significativa en el consumo de drogas ilegales. Pero esto no son buenas noticias, esta reducción se debe a una menor disponibilidad, no a un proceso terapéutico efectivo y por lo tanto podemos esperar una recuperación cuando las restricciones se suavicen. Además, el aumento de consumo de hipnosedantes y analgésicos opioides sin receta remarca la vulnerabilidad de la salud mental de la población española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s